LA JUVENTUD CONTRA EL SIDA

EN BURKINA FASO

Este año la jornada mundial contra el Sida ( el 1 de diciembre) se centrará en el tema de la juventud y el sida. Pero desde enero, Burkina Faso, ese pequeño país casi desconocido en España, ha sabido movilizar a sus jóvenes con un original proyecto de lucha contra el sida.

El propio presidente de la república, Blas Compaoré, se presentó ante cientos de jóvenes reunidos en la capital del país , en enero pasado, para pedirles que pronunciasen un juramento titulado: "Juventud y salud de la reproducción". Este juramento se compone de 10 compromisos que los chichos y chicas de Burkina se comprometen a vivir cotidianamente.

Aplicado de forma experimental en 6 provincias y desde julio en todo el país, este ambicioso proyecto, tiene el inconveniente de querer resolver demasiadas cosas al mismo tiempo: lucha contra el sida y las mutilaciones genitales femeninas, promoción de la contracepción, erradicación de las enfermedades de transmisión sexual, etc. A nosotros sólo nos interesa hoy lo tocante a la prevención del sida.

En África las estrategias de lucha contra la propagación del VIH son radicalmente distintas de las que se llevan a cabo en Occidente: Mientras aquí el gobierno tiene la casi-exclusividad de las campañas preventivas insistiendo únicamente sobre el uso del preservativo, en el Continente Negro los múltiples actores en la prevención (gobierno, ONGs, misioneros, jefes tradicionales, etc) hacen obligatoria una perspectiva pluralista. Para escapar a la inundación del sida, existen tres barcas: la fidelidad, el preservativo, la abstinencia. A cada cual de escoger siguiendo su conciencia y su situación personal!

Desde la aparición de la enfermedad en Burkina Faso, el total de casos acumulados era de 10.108 al comienzo de la campaña. Sin embargo estos son únicamente los casos certificados por un diagnóstico en el hospital. Sin embargo muchos son los que no pasan por ningún centro sanitario pero que están infectados. El ministro de sanidad de Burkina, Alain Tú, afirma que el nivel de seropositivos es de un 7% de la población (es decir más de 670.000 contaminados) y eso a pesar de las campañas llevadas a cabo, a gran escala, en los últimos años.

En la Casa del Pueblo, edificio que en la capital de Burkina sirve para albergar las principales manifestaciones culturales, el presidente de la república oyó cómo varias decenas de jóvenes de ambos sexos pronunciaban, entre otras, estas palabras :

Nosotros, los chicos y chicas de Burkina Faso, en este día tomamos este compromiso solemne:

1- Apoyaremos las actuaciones de lucha contra las enfermedades de transmisión sexual y el sida y en favor de la vida familiar y de la sexualidad responsable de los jóvenes.

3- Los chicos nos comprometemos a respetar a todas las chicas, como a una hermana, una futura esposa y una madre y combatiremos cualquier actitud que haga de la mujer sólo un objeto de placer.

4- Las chicas respetaremos a cada hombre como a un hermano, un futuro esposo y padre, luchando contra los comportamientos que transforman al hombre en alguien de quién sólo se saca dinero.

5- En tanto que jóvenes responsables, nos comprometemos a practicar y promover la abstinencia hasta el día de nuestro matrimonio, prueba de respeto hacia los demás y hacia nosotros mismos, como el mejor método de protección contra los embarazos precoces, las enfermedades de transmisión sexual y el sida.

7- Aconsejaremos a nuestros compañeros para que, en caso de necesidad, recurran al uso del preservativo... en toda relación sexual.

9- Rodearemos con nuestro afecto y apoyo activo a las personas que viven infectadas por el VIH o enfermas de sida.

Quizás se trate sólo de una campaña más contra el sida, sin embargo es posible que esta iniciativa sea más eficaz que las precedentes. Por qué? Por la sencilla razón de ser más respetuosa de las diferencias éticas y culturales de un país con más 37 etnias y 4 religiones principales. Proponer a la juventud de Burkina Faso la fidelidad, el preservativo y la abstinencia para luchar contra la peste del siglo significa que padres, educadores, líderes religiosos, autoridades tradicionales y asociaciones de cualquier ideología pueden reconocerse en estos objetivos y aunar esfuerzos. Con las campañas centradas exclusivamente en el preservativo una parte de la población veía en ellas una incitación a la promiscuidad. A partir de ahora con esta campaña juvenil la ética de las diferentes tribus y religiones se ve reconocida y valorada, por lo que serán colaboradores efectivos en una lucha que no puede prescindir de nadie.

Además de solicitar el compromiso de la juventud, el presidente Compaoré anunció la firme decisión del ejecutivo de crear un Fondo de Solidaridad hacia los enfermos de Sida. Alimentado con las contribuciones privadas de empresas, comerciantes, ONGs y ayudas oficiales al desarrollo. El gobierno, además, pondrá a la venta a precio subvencionado los principales medicamentos para el tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual, reduciendo así los riesgos de transmisión del virus causante del sida.

En Burkina Faso han sabido respetar la pluralidad y aunar esfuerzos para contrarrestar las consecuencias del sida. Una iniciativa que, partiendo de los jóvenes, es digna de ser saludada como ejemplar y prometedora. Cuando veremos algo así en nuestro país?