urante estos últimos 47 años de vida monástica nos hemos esforzado por ir formando una comunidad con su fisonomía y características propias; una comunidad que sea de verdad orante, pobre y fraterna; comunidad de perdón y de fiesta, donde los numerosos huéspedes y peregrinos que nos visitan a lo largo del año, encuentren un clima de sincera acogida y paz; donde puedan participar de nuestra oración y búsqueda de Dios.

a vida de la comunidad se desarrolla en torno a los tres elementos fundamentales de la vida monástica cisterciense: la oración litúrgica -el "Opus Dei"-, la lectura reposada -"lectio divina"-, y el trabajo manual. Hemos diseñado un oratorio que favorece la celebración litúrgica orante y festiva de la comunidad, presididos por un gran icono de Cristo crucificado y por otro que nos mira y cuida permanentemente: Santa María, Regla de monjes, a quien los monjes cistercienses cantan cada tarde la "Salve Regina" antífona compuesta, según parece, por san Pedro de Mezonzo, monje y abad de Sobrado.

uidamos el tiempo dedicado a la "lectio divina" y a la formación permanente de la comunidad; trabajamos en una explotación agraria de vacas de leche y en todos los trabajos que conlleva la vida de una "familia monástica". Una hospedería monástica con 35 habitaciones y un albergue para peregrinos con un total de 66 camas, ampliable con colchones que se pueden extender en otros locales, es lo que ofrecemos como acogida. Si deseas información sobre el albergue de peregrinos y sus accesos, pulsa en el enlace correspondiente situado en el lateral.